17 abr. 2011

Miedo

- Tssssit…
Calla, duérmete.
Toma. Abrázalo y acurrúcate (acercándola el peluche favorito de su infancia).
Pronto pasará todo y llegará la mañana.


- Pero tengo miedo.
No miedo a que no llegue la mañana… confió en que mañana vuelva a amanecer. Se qué amanecerá…
Es miedo a lo que me traiga el mañana.
Miedo a que el mañana se torne tan oscuro como esta noche cerrada… como esta noche sin estrellas, solo con la luna solitaria…

- Acaso… ¿No fuiste feliz?

- Si, claro que fui feliz. Soy feliz ahora y por eso tengo miedo.
Quisiera congelar el tiempo… porque siento que esto se acaba.
Y si, estancarse es cerrar las puertas a cientos de sentimientos y no es que quiera no sentir… es que quiero sentirme siempre como hoy, como ayer… como hace dos días…
Hoy cuando iba andando en bicicleta, el sol calentaba mi piel y el viento acariciaba mi cara. Solo se oian  el ruido de la cadena (de la bicicleta) y los pájaros cantando.
Luego llegué al río, metí los pies… y me fuí a correr a través de los campos mientras el sol empezaba a caer….
Cuando no tenía dudas ni miedo ante nada. Porque…era todo tan simple.
Pero ahora me siento vacía.

- Yo estoy contigo. Estaré aquí toda la noche si así lo deseas
Y toda la mañana, y todo el tiempo que tu requieras que esté contigo…
No soy todo, pero…

- Lo intentas, te lo agradezco… Y puedes irte. Esto es un asunto entre yo y yo.
Pero…
Tú sabes a que le tengo miedo. Tu lees mi interior con solo mirarme como si de un libro abierto se tratara.

- Lo sé pequeña.  Conozco tus temores incluso mejor que tú misma.
Pero ahora solo deja de pensar.
Duerme. Ahora da igual,nada se va asolucionar ahora poniendote con esas cabilaciones sin sentido.
Porque sabes que no tiene ni pies ni cabeza…

- Lo sé. Pero saberlo no es suficiente. A veces saber no lo es todo.
Porque en realidad no sé, solo creo saber…

- Duerme, y el sol te dará la respuesta a todas esas dudas que te machacan.
Mañana no serás mas feliz, ni menos. Mañana serás simplemente feliz.
Descansa.

* Se miraron, Ella la acarició las pestañas, y se durmió.
Después… se desvaneció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario