14 mar. 2011

Helado de Frutas del Bosque ¬¬

Ya se porqué no puedo escribir.
y me alivia saberlo.
Pensé que era mi fin, la verdad.
No tenía una desazón existencial, pero la comezón lo invadía todo.
Como antes podía escribir sobre cualquier cosa.
Con ese punto ácido tan personal y propio de mi. Y ahora parecía haberse esfumado como si de vapor se tratase.
No es que sea una gran escritora, que mas quisiera. Pero… añoro escribir cosas originales, cosas que no sé. Creo que lo que realmente quiero escribir es algo que me guste (para empezar)
Lo que escribía hace unos meses no era muy bueno, pero medio gustaba (o convencía) pero es que ahora….

La escritura es mi mayor arma. Nadie lo aprecia ni valora tanto como yo, pero es como ese as en la manga, mi valvula de escape…, mi verdadero yo al fin y al cabo.
Hablo mucho y sin pensar o poco y sin 'libertad'.
No se pintar. Ni cantar. Ni tocar instrumento alguno  (lo suficiente bien).
No bailo ni interpreto.
Es mi única manera de expresión íntegra.
Tengo a la fotografía, pero la pobre esta denigrada como ella sola.

Con lo cual… cabe deducir que ahora soy un ser inexpresivo. Pues si, es así, o cuando menos lo veo así.
Aunque lo genial (o lo mas penoso, no sabría como definirlo) es que como el 99% de la gente no le presta atención alguna a ninguna de mis letras. Todo está como siempre.
Que pena.

Es como un momento de tránsito.
Como lo de 'has pasado de niña a mujer' y tu no entiendes una mierda pero tu cuerpo hace cosas extrañas sin contar para nada con tu consentimiento.
Pues ahora, es lo mismo pero en su versión mas profunda, mas psicológica, sentimental… El físico da lo mismo, pero lo de dentro no es lo mismo.
Lo sé.

Todo se debe a que, tengo todo. Familia, amigos, casa, comida, cama, salud… pero necesito algo mas.
Y no encuentro exactamente lo que necesito.
Ejemplo: Siempre que quiero helado (si volvemos a los dichosos helados) quiero helado de limón. Busco helado de limón, pero nunca hay el helado de limón que yo quiero. O es demasiado grande, demasiado viejo, de dudosa procedencia… en fin. Con lo cual, acabo comprando helado de Frutas del Bosque, que también me gusta y le hay en formato asequible, de marca reconocida, un precio que se ajusta bien a mi liquidez y un aspecto mas que apetecible.
Y me voy con él pensando con plena convicción que le quiero a ese helado. Pero mi interior sabe que no.

Pues eso, que cada vez tengo mas la impresión que todo es 'helado de frutas del bosque'. A veces pienso que el 'helado de limón' se ha extinguido, o lo tienen retenido en algún lugar desconocido.

"Esta es mi cara, y ésta es mi alma; leed:
Unos ojos de hastío y una boca de sed…
Lo demás… Nada… Vida… Cosas… Lo que se sabe…
Calaveradas, Amoríos… Nada grave.
Un poco de locura, un algo de poesía,
una gota de vino de la melancolía…
¿Vicios? Todos. Ninguno… Jugador, no lo he sido:
no gozo lo ganado, ni siento lo perdido.
[…]"
Manuel Machado - Retrato

No hay comentarios:

Publicar un comentario