14 dic. 2010

Día con sabor a ojaldre. Sin H

Ha llovido esta noche.
No sé si en la calle ha llovido, pero en mi almohada si.
No es un buen día. Y ya no me quedan sitios para sincerarme a mis anchas.
Y aunque este debería ser el sitio para ello ni eso.
No encuentro un sitio muy mio y a la vez de mas gente.
Que tenga ese regusto a casa, olor a puchero.
Me he cansado del olor a rancio, a veces sustituido por el de colonia con trasfondo a rancio.
Acabo de llegar y ya me quiero marchar.

Cambios de estado…
Y cansada de estar siempre de cambio.
Y no echo de menos la estabilidad,
quizás por no tenerla, o porque solo la recuerdo en sueños.

Porque lo de ''Imposible Is Nothing'' se lo creen el señor de Adidas y cuatro colgados mas.
Porque siendo todo tan simple…
Es que ya me lo dicen: "te ahogas en un vaso de agua"
A lo que añadiría la corrección: "me ahogo en una lágrima"

Y para seguir mejorando el panorama…
No terminé el trabajo de Maquiavelo, No tengo una puta gana de salir, No puedo, No quiero, No me da la gana.
No tengo ideas para escribir, No encuentro mis chupa-chups, ni mi muffin.
Ni mi orgullo, ni mis intenciones, ni mis planes.
Ni a Estefanía. Ah, yo. Eso, no me encuentro.
Ni bien mi mal (si tengo que escoger… la última). Es que no me encuentro.

No es que no me quiera nadie, ni tampoco me quiere mas gente de los que ya me querían ayer.
Ni odio a nadie mas, pero seguramente si me odie alguien mas.
Es que ya no sé de donde sacar algo. Fuerzas.
Me queda la agudeza mental, la astucia, la mala leche.
Boli y papel.

Ese regusto a ojaldre, a culo, a ano,
A conducto anal, a excremento, a mierda, a heces,
A regüeldo anal.
¿Eso?. Mi día.

1 comentario:

  1. Bravo. Pero la vida no solo es hoy o ayer, sino también mañana. Y el mañana lo puedes eegir tu.

    ResponderEliminar