16 jul. 2010

Cualquier tiempo pasado… siempre fue mejor

Recuerdo tanto cuando las cosas no dependían de artificios exteriores, se decidía a "pito pito gorgorito ¿dónde vas tú tan bonito? A la era verdadera pin pon fuera!"
Deseo tanto emplearlo ahora y mandar lo demás a tomar muy por culo. Eran grandes años.

Y cuando las cosas iban mal, cuando se ponía complicado el tema; solo debías decir "Eso no, es trampa!!"

Ahora solo miro mis bolsillos por el puto dinero, necesito dinero hasta para cagar (y no es broma, he visto baños que o echas un euro, o cagas en la calle). Antes? el dinero solo significaba una bolsa de Cheetos los domingos. Y esa bolsa sabia como la mejor del mundo!.

Si vas a la playa ahora? agobio, cansancio, no me gusta, hace sol, dame pasta que me piro, que no que tú te quedas, discusión, morros…… antes? con un castillo de arena era la persona mas feliz del mundo, era la fortaleza que tantas veces había habido en mis sueños y en aquellos cuentos que te hacían soñar con un futuro prometedor (futuro que compruebas que no es así, pero era tan dulce…).

Ya nadie mira por nadie… y salvar a quienes queremos no esta en nuestras manos, eso si; antes valía con un "por mi y por todos mis compañeros" y todo solucionado.

Mi corazón se salía del pecho. Y no cuando veía las desgracias de la tele, o cuando me desgarraban por dentro las injusticias del mundo; cuando las carreras de "tonto el último" nos hacían correr hasta quedar extasiados. Hasta que mamá te sacaba es bocadillo de chorizo gigante que te dejaba como nueva!
Gracias a esos bocadillos somos lo que somos (explicación de porque los niños de ahora, y sin animo de ofender, parecen betty's espaguetis ellas y unos Ken baratos ellos).
Y había heridas de guerra! Nuestras rodillas hablan por si solas, pero esas heridas eran tan dulces como las victorias, cuando mamá salía con las tiritas de dibujos y una piruleta, y tu presumías de herida durante un mes. Ahora las heridas van por dentro, no hay tiritas lo demasiado resistentes, y mamá no puede hacer nada frente a mis desastres.

Y hablando de mamá… mi madre trabajaba, de sol a sol. pero me quería, mucho. Ponte la chaqueta, por ahí no vayas, un pajarito me dijo, los helados de hielo NO, no hay mas pesetas hasta que no recojas, NO andes descalza (en esto me gané mi primer castigo señores/as)…. Frases que ocupan un rincón de la memoria y porque no decirlo, del corazón.
Pero ahora… las madres, pues eso. A sus/vuestras conciencias lo dejo.

No había desilusión mas grande que te cogieran el último en los equipos del colé.

Por las tardes solo bebíamos cantimploras de colorines; ahora... por la tarde no beben, y por la noche so ponen hasta el culo.

Y el paso mas grande no era reflexionar sobre lo que harás, a quien te cargarás en tu avance, nada de eso. No había mayor avance que quitar las ruedecillas de la bici.

Y podíamos ser superman, solo con atarnos el baby y soñar mientras corríamos pro las calles, y podíamos ser reinas con el pintalabios de mamá.

Nunca se lloraba mas que cuando ibas de excursión al campo y te avisaban que nos teníamos que marchar.


Y a día de hoy los de mi generación nos seguimos colgando en las cortinas, comemos bolas de chicle hasta la mandíbula no nos da mas de si, y el día menos pensado nos encuentras bañándonos en el rio y cogiendo renacuajos; con la BH heredada de cinco generaciones anteriores y los pantalones cortos. La rodillas llenas de heridas, de tardes fútbol, de esconderite, de pilla pilla y de tantos juegos mas.
Pena que esto, solo lo podamos contar cuatro. Ahora no es así. Y es que.... cualquier tiempo pasado siempre fue mejor.

1 comentario:

  1. Jajajajajajajajajaj valee mi amol !!! Te kierooooooo pekeñajaaa!!
    Puess si es tan corto el amor y tan largo el olvido.... en fin...es lo k hay

    ResponderEliminar