18 jul. 2010

Again…

Si, da igual cuan pronto me acueste; siempre sueño lo mismo. Encadeno mis ralladas matinales con mis deseos nocturnos. Noche tras noche…
Y si, soy de las que sueño-planean su futuro en la cama; mal asunto ese la verdad, acabas tendiendo a confundir el sueño con la realidad, en lo que casi acaba resultando como un amago de locura.
Ya sea soñar con el roce de tus manos, el impacto de tu respiración en mi pecho, la sonoridad de tu voz entre susurros, tu primera mirada de la mañana y tu último beso de la noche; cualquier cosa si se trata de él.
Intento distraerme; casi siempre con un éxito dudoso: canto, salgo, paseo, lamo cristales empolvados, grito… pero a la soledad en la noche no hay manera de engañarla.
Aún guardo sus mensajes en mi móvil. Los mensajes en los que yo era "enana" y no una desconocida mas; y daría todo y más por concluir los planes comunes; aquella siesta, la ducha, la tarde de cine y patatas, ese día de Pirineos, tu arroz (de dudosa calidad, pero bueno) y tantisimas cosas mas. Tantísimas cosas que se han quedado en el tintero.
Y además dudo profundamente que haya rodado alguna lágrima por tu mejilla, que alguna noche hayas dado mil vueltas en la cama buscando una respuesta y termines levantandote para hablar con la luna. Lo dudo la verdad.
Tanto tiempo.... y en realidad te conocía tan poquito.

"I will wait for this moment
when our lips collide
and almost stop the earth
you're in my arms tonight" /Moment - Aiden/

El beneficio de la duda es saber que la puerta no se ha cerrado del todo; o que aún queda alguna rendija en la ventana.
La realidad es tener la certeza que todo esta cerrado. Que todo acabó.
Creo que estoy en el ecuador del olvido, cuando mas me acuerdo y cuando mas deseo perderte.
Pero siempre esperaré ese momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario