17 jun. 2010

Días Grises

Se me hace todo cuesta arriba…, las cosas eran mas fáciles cuando no sabías quien era tu enemigo; y a al final del camino alguien te esperaba con los brazos abiertos, dandolo todo sin tenerlo que pedir.
Pero ahora, ahora esto es Siberia. Se congelan las ganas, los deseos, y una capa de hielo cubre todo y el sol que se refleja de lejos me ciega y… me confunde.

Quizás me afectan las noches en vela, una amiga me lo dijo, y puede que tenga razón. Pero como dormir si no tienes nada con lo que soñar.
Duermo por los sueños, por esas intenciones que se rigen sobre fastuosos deseos; pero ya ni eso.

Debe de ser que hay que cambiar algo; pero… el que?
De primeras me he creado un blog, que ni yo misma le veo mucho sentido; que pretendo? Ser guay? No no, hacerme la guay? Encajar en este puto puzzle del mundo? Que alguien me diga quien cojones exprimió mi media naranja y con ella la mitad de mi vida?

Mas bien la cosa va de decir adios. Para volver a decir hola, hay que decir adios, despedirse de lo que no ha estado atando de pies y manos; escupir en la cara a los fantasmas del pasado e irte como si nada. Quizás esta nota empiece a necesitar un pentagrama.
(No, tu que lees esto, que temes mi huida de ti no me marcho pequeña)

Un pentagrama que haga de este requiem una sonata, que haga pueda ser tocada sin dolor, afinada, melodiosa. Te necesito. Hace tres meses que no se de ti, decidí olvidarte… pero nunca te has marchado. Como desandar todo, todas mis meteduras de pata…
El caso es que el solo hecho de saber que compartimos cielo, aire; que otra mira mas allá de tus ojos es… como una patada en el hígado, para que negarlo.

Creo que me iré a contar los puntitos del gotelé....
Saludos, cotillas de lo ajeno :D
[Prometo entradas mejores... pero hoy no sabia que escribir U_U"]

No hay comentarios:

Publicar un comentario